Navidad en la Empresa


Fiestas de Navidad: ¿Gasto o inversión?

La Fiesta de Navidad es uno de los eventos más importantes en el calendario interno de las empresas y su valor va más allá de lo puramente económico.
 


Para Ana Iglesias, directora de operaciones del Equipo Kapta, es necesario plantearse unos objetivos claros, y planificar una buena estrategia, pues esta fiesta se dirige al principal cliente de la empresa: los empleados, y es, en muchos casos, el único encuentro/evento que preparan las empresas para ellos. Hasta ahora…

En 2008 numerosas empresas cancelaron el que era el evento por excelencia para todos los empleados: la fiesta de Navidad. Una celebración que se daba por sentada, hasta ahora.

¿Qué consecuencias a nivel interno tiene cancelarla? ¿Realmente es positivo para la empresa, o podemos dar un giro y ver la fiesta como una inversión en lugar de un gasto? ¿Podemos organizar un evento mucho más económico sin que se perciba como un parche?

En 2008 numerosas empresas cancelaron sus fiestas de Navidad, obedeciendo a motivos varios:
  • Existencia de auténticos problemas económicos.
  • Necesidad de recortar gastos accesorios.
  • Deseo de evitar enviar un mensaje poco ético haciendo un gasto tan considerable en un momento crítico para muchos.
  • Una jugada para eludir incurrir en el gasto, amparándose en la excusa de la crisis, aunque la empresa no la padezca realmente.

    Según Ana Iglesias, sin embargo, la actitud frente a la actual situación puede valorarse desde otra perspectiva.

    ¿Por qué celebrar una fiesta de Navidad en tiempos de crisis?


  • La fiesta de Navidad es una potente herramienta que, bien utilizada, sirve para fidelizar al cliente interno (los trabajadores), hacerle partícipe de los objetivos para el nuevo año, informarle sobre el estado actual de la empresa, y “hacer familia”, en un momento en que se deben unir todas las fuerzas y remar en la misma dirección.
  • Ha sido un año en el que todos hemos trabajado duro. Los empleados merecen también un reconocimiento por parte de sus jefes.

    ¿Qué ocurre en la empresa cuando cancelamos la fiesta de Navidad?


  • Los empleados perciben que las cosas van realmente mal.
  • Se acaba el año con una actitud pesimista.
  • No se reconoce el esfuerzo que han mostrado durante los últimos doce meses.
  • Se desaprovecha la oportunidad de enviar un mensaje claro desde la Dirección a toda la fuerza laboral de la empresa.

    ¿Cuánto le va a costar a mi empresa?


    La pregunta correcta no es cuánto va a costar, sino qué beneficio vamos a obtener. Si se establece una estrategia adecuada, la fiesta puede ser una buena inversión, en lugar de un gasto, y una herramienta para conseguir alinear a los trabajadores en un solo sentido, motivarles, e infundir en ellos la responsabilidad, el compromiso y la entrega que será necesario mostrar en el incierto 2010.

    En base a todo esto, llega el momento de plantearse una celebración con unos propósitos claros: recompensar, informar, animar, y comprometer. Hacer equipo y trabajar todos a una.

    Para ello, las fiestas de Navidad deben adaptarse a los nuevos mercados y a las nuevas necesidades de las empresas, y surgen opciones para todos los gustos, bolsillos y objetivos:
    • 1La fiesta clásica: Para aquellas empresas en las que la crisis está pasando de largo y desean mantener el mismo nivel que años anteriores. Existe todo tipo de opciones y todo tipo de presupuestos, a medida de las necesidades específicas de cada empresa.
      2Chic Low Cost: Fiestas que optimizan el presupuesto y tienen como objetivo que la rebaja económica que se efectúa en algunas partidas no incida en el nivel de satisfacción general de los participantes, compensando con acciones muy dinámicas y divertidas que potencien el recuerdo positivo de la fiesta meses después de su celebración.
      3Cambio de chip: Adiós a la fiesta de Navidad, bienvenida la fiesta de Año Nuevo. Más disponibilidad de espacios, mejores precios, empleados expectantes ante el año que tienen por delante, y la oportunidad magnífica de hacer una jornada de team building en la que se planteen los objetivos para el 2010 y se anime a los trabajadores a conseguirlos, con una fiesta como cierre de la jornada.


    En definitiva, Ana Iglesias considera que la fiesta de Navidad puede ser una herramienta muy útil si sabemos cómo manejarla, y en lugar de ser un gasto, convertirse en una inversión. Es evidente que, si queremos provocar cambios, hemos de hacer las cosas de manera diferente, y es probable que para ello necesitemos el asesoramiento de expertos (profesionales de team building, organización de eventos, coaching, etc.). En cualquier caso, con una planificación y objetivo adecuados, podremos conseguir grandes beneficios donde antes sólo veíamos un gasto.
     

    Bookmark and Share

  • Recibe gratis cada semana en exclusiva los nuevos artículos.

    tu email 

    Te ayudamos a organizar tu evento


    Dinos lo que necesitas y te lo encontramos. 

     Empresas nacionales destacadas

    Autocares Cubero

    Autocares Cubero

    Más de 20 años ofreciendo sus servicios y creciendo constantemente, para poner a su disposición el mejor transporte a cualquier lugar de Europa y de la ribera mediterránea. Trato cuidado, personalizado y profesional.

    Sus aniversarios, cumpleaños, fiestas con amigos, reuniones familiares y todo tipo de eventos particulares en manos de una empresa original y con amplia experiencia.

     revistero Eventoclick


    Busca espacios para tu evento

    Recibe gratis nuestro boletín
    E-mail   
    He leido y acepto la Politica de protección de datos

    ¡Descubre nuestras ofertas!